10 claves para sobrevivir a la prueba de natación de acceso a la Ertzaintza

En el siguiente post voy a tratar de dar las claves más importantes de la primera de las pruebas físicas de acceso a la Ertzaintza. Natación 50 metros libres:
Julio Andrés Olvera, de Baja California, en su salida de los 400 metros combinados.

  1. Calienta antes de entrar al agua: es muy probable que por logística y espacio no tengas posibilidad de entrar al agua antes de que tengas que nadar la prueba de 50m. Por tanto, te recomiendo que hagas un calentamiento dinámico antes de que te toque realizar el examen.
  2. No seas la persona más lista y no te adelantes a la salida. Seguramente se realizará un cronometraje electrónico. Si te adelantas a la salida tu prueba será nula y tendrás que esperar a que todos terminen su examen para realizar una nueva salida con otras personas que también hayan realizado salida nula. Ahorrate los nervios y el mal trago y no arriesgues a querer adelantar unas décimas en la salida, ya que si haces una segunda salida nula quedas directamente eliminado del proceso.
  3. Entrena la salida con las gafas puestas antes del examen: no es la primera vez que veo a un aspirante saltar al agua y comenzar a nadar con las gafas en la boca debido a una entrada al agua incorrecta. Y no es nada cómodo, aparte del susto y los nervios que va a generarte. Entrena la salida con las mismas gafas que usarás en la prueba. Mete tu cabeza entre los brazos y lleva tu barbilla a tocar con el esternón. De esta manera el impacto del agua en la entrada no hará que las gafas cambien de posición.
  4. Entrena las posibles diferentes salidas. Te recomiendo que salgas saltando desde el borde, pero tienes que probar las diferentes posibilidades para ver cuál es con la que mejor te sientes. Salida con los pies en paralelo y brazos por dentro o por fuera, y salida de atletismo. No hagas experimentos el día del examen y vete con las ideas claras. Si buscas este tipo de salidas en youtube puedes hacerte una idea para practicarlas en la piscina antes del examen.
  5. Que no se te caigan los pies. Durante el nado tienes que mantener los pies cerca de la superficie para que la resistencia de forma (resistencia que ofreces al agua) no aumente. Ten el hábito de sentir que rompes la lámina de agua con los pies (salpicar) para asegurarte de que tus piernas no son un freno y sí un motor más que propulsa.
  6. En el viraje, toca con la mano en la pared. En las bases de la convocatoria indica claramente que tienes que tocar la pared con las manos. No te despistes y hagas un viraje con volteo. Si sabes hacerlo bien el viraje con volteo es más rápido, pero en este caso no está permitido. Por tanto, toca con la mano, cambia tu cuerpo de dirección y cuando lo tengas alineado y perpendicular a la pared realiza el impulso, manteniendo el cuerpo debajo del agua para aprovechar  la propulsión y evitar el rozamiento con la superficie del agua.
  7. En el recobro, o la acción que realizan el brazo y la mano fuera del agua, es importante que el hombro salga del agua durante todo el recorrido. Esto se realiza gracias al “rolido” o rotación en tu eje longitudinal (plano transversal), aquel eje que en sentido figurado entraría por tu cabeza y saldría por los pies. Ten en cuenta que lo que no debes de hacer es rotar en el eje anteroposterior (plano frontal) el que entraría por tu abdomen y saldría por tu espalda. Típico error donde tus cadera van de lado a lado y la resistencia que tu cuerpo opone al agua aumenta una barbaridad. Ese recobro con el hombro fuera que comentaba con anterioridad permite al hombro contrario ganar profundidad y su correspondiente brazo puede propulsarse de manera más eficaz como veremos en el siguiente punto. Cuando se realiza el recobro yo te recomendaría que trataras de llevar “el codo alto” y que intentaras meter la mano en el agua cerca de tu línea media pero sin cruzarla, y no te pasaras “de largo”. Es decir, no intentes hacer una brazada super larga, ya que es probable que esa acción provoque una rotación en el eje anteroposterior que antes comentábamos y que nos va a hacer frenar, y por otra parte, la muñeca y el codo tienden a caer, y la fase propulsiva no será eficaz. Osea, que brazada larga sí pero sin pasarse y un buen rolido que permita llevar tu hombro fuera del agua y con el codo alto.
  8. Propulsando debajo del agua. Una vez que la mano entra en el agua, no creo que tengas que comerte en exceso la cabeza con la trayectoria que tiene que tienen que llevar tu brazo y tu mano. Yo me centraría en lo siguiente: es importante realizar el “agarre” con el codo alto. Para ello evita cruzar la línea media y piensa que tienes una cara sonriente dibujada en la palma de la mano. Al comenzar el agarre, los dedos van inclinándose y apuntando hacia el fondo del a piscina y tendrías que ver la cara sonriente dibujada en la palma. Para ello es necesario tener el codo alto. Otro buen símil puede ser el que imagines que rodeas un barril con tu brazo. Así empujarás el agua hacia atrás, propulsando tu cuerpo hacia delante, y no estarás empujando hacia abajo, lo que provocaría que tu tronco suba y los pies caigan. Esto no nos interesa porque supone peor propulsión y más rozamiento  con el agua.
  9. Respira el menor número de veces posible. Cuando tu cabeza sale para respirar lo más normal es que tu posición hidrodinámica empeore y ofrezcas más resistencia al agua. Por tanto, respira el número mínimo necesario, pero no más. Seguramente en los primeros 25m tendrás que respirar un menor número de veces que en los segundos 25m.
  10. Es muy evidente pero simula la prueba antes de realizar el examen. Trata de realizar los 50 metros con salida desde arriba y coge el tiempo intermedio en los 25m, antes de realizar el viraje. Intenta que los dos largos te salgan en un tiempo similar. Lo más normal es que los primeros 25m salgan más rápidos porque sales desde arriba y estás menos fatigado, pero no tiene sentido que el primer largo te salga, por ejemplo, en 20 segundos y el segundo en 28.

Una de las técnicas de nado estilo crol más perfectas que he visto es la de Jono Van Hazel. Parece que su propulsión es asistida por un motor. Una delicia. Puedes utilizar su técnica de nado como referencia.

https://www.youtube.com/watch?v=s3HhNlysFDs?rel=0

Me gustan los retos. Me encantaría ayudarte a que consigas alcanzar tus objetivos. Si estás buscando un Entrenador Personal en Bilbao y alrededores, lo has encontrado. Conóceme, ponte en contacto conmigo y cuéntame cuáles son tus metas. Seguro que puedo ayudarte..

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.